Gestiona tus emociones

¿Sabías que la mayor parte de las enfermedades psicológicas tienen una base emocional? De hecho, las dos más importantes en la actualidad, la depresión y la ansiedad, normalmente se desencadenan a través de estímulos emocionales como la tristeza, la ira, la sensación de soledad, impotencia, incertidumbre, miedo, etc. De ahí la importancia de aprender a gestionar las emociones desde que somos pequeños para cuidar nuestra salud mental, y que mejor que abordar este tema ahorita que tenemos la película de Intensa-mente2 donde Disney nos regala un poco de estos datos.

Si te estás preguntando cómo gestionar las emociones para tratar de ser feliz, en Salúa te damos 10 consejos que te ayudarán a alcanzar tus metas personales y profesionales. 

1) Conoce tus emociones

El primer paso para gestionar las emociones es saber reconocerlas. Para ello, debes prestar atención a cómo te sientes en diferentes momentos. Poder identificar las emociones que estás experimentando es esencial para abordarlas adecuadamente.

La atención plena es uno de los ejercicios para gestionar las emociones que se puede realizar todos los días. Solo necesitas dedicar al menos 5 minutos para concentrarte en la respiración. No se trata de que dejes la mente en blanco, sino que sientas y observes cuáles son tus emociones.

 

2) Autorreflexión

Tómate un tiempo para reflexionar sobre tus emociones. Pregúntate por qué te sientes de cierta manera en determinadas situaciones. Trata de entender cuáles son las causas subyacentes. Seguro que esta reflexión te ayudará a comprender mejor tus reacciones emocionales.

Para practicar la autorreflexión puedes ayudarte mediante un diario de emociones. En él puedes apuntar las emociones que has sentido a lo largo del día. Al usar papel y lápiz y escribir sobre ello, te ayudará a ver tus emociones desde otra perspectiva y comprobar cómo vas progresando día a día.

3) Aceptación

Acéptate tal y como eres sin avergonzarte de tus sentimientos. No juzgues tus emociones como buenas o malas, ya que las emociones tienen un propósito y pueden proporcionar información valiosa sobre cuáles son tus necesidades y deseos.

4) Respiración y mindfulness

Practicar la respiración profunda y la atención plena (mindfulness) puede ayudarte a mantener la calma en momentos de intensidad emocional. La atención plena te ayuda a enfocarte en el presente y a evitar que las emociones negativas te abrumen.

5) Sonríele al espejo

caroline-veronez-bbjmFMdWYfw-unsplash

Este es uno de los ejercicios para gestionar las emociones que resulta más agradable. Consiste en mirarse en el espejo y observarse a uno mismo tan pronto como una emoción negativa nos aborde. Lo importante de este ejercicio es que te mires y sonrías, aunque no tengas ganas. Ya verás cómo, aunque la sonrisa sea forzada, esa sonrisa libera endorfinas que harán que te sientas mejor, puedas calmarte y ver la situación desde otra perspectiva.

6) Céntrate en los pensamientos positivos

Puesto que las emociones negativas causan gran malestar y nos roban tiempo y energía, es mejor tratar de evitarlas. Esto no quiere decir que mires para otro lado y hagas como si no existieran esas emociones. Lo ideal es que las detectes, las analices y las dejes pasar sin recrearte más tiempo ni darles vueltas en tu cabeza. Mejor, céntrate en las emociones positivas y en aquello que te hace ser feliz.

7) Compromiso

Para gestionar las emociones, también debemos poner de nuestra parte y tener una actitud positiva. Comprometernos con nuestras metas y trazar planes nos acercará a aquello que queremos lograr. Por el contrario, si nos compadecemos con nosotros mismos por lo que nos ocurre, si nos juzgamos de manera injusta y usamos la culpa como excusa de lo que nos sucede, no vamos a atrevernos a avanzar.

8) Escucha activa

Para entender las emociones de los demás no basta con oír, hay que escuchar. Muchas veces estamos más pendientes de lo que vamos a responder que de aquello que nos están diciendo con palabras y con gestos. Así que trata de escuchar a los demás y vuestro entendimiento mejorará.

9) Libera el estrés

Aprende técnicas para manejar el estrés, como la meditación, el yoga o simplemente practicando ejercicio de forma regular.

 Estas prácticas pueden ayudarte a reducir la intensidad de tus emociones y a mantener un equilibrio emocional.

10) Busca apoyo profesional

Si notas que las emociones están interfiriendo significativamente en tu vida cotidiana y no sabes cómo gestionarlas, considera buscar ayuda de un psicólogo u otro profesional de la salud mental que pueda proporcionarte las herramientas necesarias para abordar y gestionar tus emociones.

Esperamos que estos consejos te ayuden a ejercitar tu inteligencia emocional para gestionar tus emociones de forma más fácil y que tengas una vida más plena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *